viernes, 29 de octubre de 2010

Y la muerte no tendrá poder.
Los hombres muertos y desnudos serán
como el hombre en el viento y en la luna de occidente;
cuando sus huesos estén pulidos y ni éstos existan,
en sus codos y pies habrá estrellas.
Aunque enloquezcan, estarán cuerdos,
aunque se hundan en el mar, volverán a emerger;
aunque los amantes se pierdan, el amor no desaparecerá,
y la muerte no tendrá poder...
Dylan Thomas